Protectores solares minerales Vs. Químicos

Posteo cortito y al pie, para SkintellectualsTCL. Existen dos tipos de ingredientes capaces de protegernos contra la radiación UV: los filtros químicos (u orgánicos) y los filtros físicos (o minerales o inorgánicos).

Tienen distintas debilidades y virtudes, por lo que son complementarios. Lo más usual es que los protectores solares combinen ambos tipos, para obtener los beneficios de los dos y ofrecer una protección UV más completa. Sin embargo, en pieles muy sensibles o para bebés mayores a 6 meses, pueden ser recomendables los protectores solares minerales (es decir, los que están libres de filtros químicos)1,2.

Filtros solares químicos u orgánicos

Los más frecuentes aparecen en el INCI como:

  • Oxybenzone (o Benzophenone 3 o BP-3)
  • Octinoxate (o Ethylhexyl Methoxycinnamate o EHMC)
  • Avobenzone
  • Octisalate
  • Octocrylene
  • Homosalate

Son sintéticos y actúan luego de ser absorbidos por la piel: clásicamente se dice que es necesario aplicarlos de 15 a 30 minutos antes de la exposición al sol3. Al recibir la radiación UV, los filtros químicos la absorben, la transforman en energía calórica y la devuelven al ambiente4. Si bien su fotoestabilidad es cada vez mejor, es bueno saber que se van “gastando” a medida que extinguen rayos UV, por lo que es fundamental reaplicarlos con frecuencia5.

Los protectores químicos tienen tres problemas:

  • En primer lugar, no son fácilmente degradables y se los acusa de tener cierto impacto ambiental (por ejemplo, pudiendo afectar a los arrecifes de coral). En algunos países, de hecho, algunos filtros químicos están prohibidos por ley por este motivo. Sin embargo, la evidencia no es concluyente, ya que los niveles de estos filtros presentes en el mar son menores a los aparentemente necesarios para tener un efecto perjudicial3. Podés leer todo sobre el tema en nuestro post: Protectores solares reef safe: ¿Mito o realidad?
  • Por otro lado, al ser absorbidos por la piel, pueden causar reacciones de sensibilidad o irritación. Por eso, en pieles muy sensibles o en bebés, suele ser recomendable evitarlos y optar por protectores exclusivamente minerales1,6.
  • Dado que se absorben, está bajo estudio también la posibilidad de que tengan efectos negativos sobre la salud, aunque por el momento la evidencia no es sólida y son considerados seguros3. Sin embargo, vale destacar que la Sociedad Americana de Pediatría sugiere elegir protectores que no contengan Oxybenzone (también llamado Benzophenone 3 o BP-3), por sus posibles efectos sobre las hormonas7.

Filtros solares físicos, inorgánicos o minerales

Podés reconocerlos en las fórmulas como Óxido de Zinc (Zinc Oxide) y Dióxido de Titanio (Titanium Dioxide). Pueden absorber la radiación UV, pero su principal mecanismo de acción es reflejar la radiación, actuando como espejos4. No se absorben, sino que permanecen en la superficie de la piel, por lo que son muy bien tolerados por pieles sensibles1,6. Tienen la ventaja de que, por ser componentes minerales que se encuentran en la naturaleza, son ecológicos y no repercuten negativamente sobre el ambiente6.

Sin embargo, los protectores físicos tienen dos problemas:

  • Por permanecer sobre la superficie de la piel, se pueden “correr” al pasarnos una toalla o con el roce en general. Al correrse, dejan de ser efectivos2.
  • Por reflejar la luz, son los responsables del halo blanco que nos deja el protector solar y de la textura “pesada”. Se ha demostrado que esto lleva a la aplicación de una menor cantidad de protector -si se usa uno exclusivamente mineral-, lo que puede llegar a ser contraproducente. Para resolver esto, se diseñaron nanopartículas de los filtros físicos, que tienen una textura mucho más agradable y ¡solucionan en parte este problema!3

Sin embargo, algo a tener en cuenta es que las nanopartículas de los filtros físicos no están libres de controversias, y han sido estudiadas por posibles efectos negativos sobre el ambiente y la salud.

  • La posibilidad de que afecten a la salud ha sido descartada por investigaciones que demostraron que, al igual que los filtros minerales de tamaño normal, las nanopartículas de Óxido de Zinc y Dióxido de Titanio no atraviesan el Stratum Corneum3.
  • Respecto a los efectos sobre el ambiente, la evidencia no es concluyente ni a favor ni en contra5. Por lo tanto, quienes busquen la opción más ecológica pueden optar por protectores físicos (minerales) sin nanopartículas.

En suma:

¿Cuál elegir?

Si buscás una opción eco-friendly o tenés piel sensible (dermatitis, rosácea, etc.), puede ser recomendable buscar protectores exclusivamente minerales6,8, o, si buscás protectores minerales libres de nanopartículas de Óxido de Zinc y Dióxido de Titanio, un buen tip es buscar entre las líneas de protectores solares aptas para bebés.
Más allá de por cuál protector optes, lo más importante es mantener una rutina de cuidado del sol efectiva:

  • Evitar el sol en las horas malas (de 10 a 16hs)
  • Evitar la cama solar (en su lugar, ¡podés usar autobronceantes!)
  • Usar ropa con protección UV y gorro de ala ancha
  • Procurar que tu protector solar sea de amplio espectro (UVB + UVA) y, si protege contra la luz azul, ¡mejor!
  • Elegir protector 15 o más para la vida de ciudad y 30 o más si vas a estar expuesto
  • Usar un protector específico para labios
  • Reaplicar el protector cada 2 horas y luego de inmersión en el agua o sudoración intensa
  • Optar por protectores que digan ser water-proof si hacés algún deporte o trabajás en el agua (no va a eximirte de la reaplicación al salir del agua, ¡pero vas a estar más protegido mientras estés sumergido!)
  • Consultar regularmente con tu dermatólogo tratante

 

Si querés leer más sobre el tema, estos posts te pueden interesar:

¡Esperamos que haya sido útil!

The Chemist Look Team

 

  1. American Academy of Dermatology. Sunscreen FAQS.
  2. American Society for Mohs Surgery. Physical Vs. Chemical Sunscreens.
  3. Li H, Colantonio S, Dawson A, Lin X, Beecker J. Sunscreen Application, Safety, and Sun Protection: The Evidence. J Cutan Med Surg. 2019 Jul/Aug;23(4):357-369.
  4. Zoe Diana Draelos. Procedures in Cosmetic Dermatology Series: Cosmeceuticals E-Book. 3ra edición. Elsevier Health Sciences, 2014.
  5. Yap FH, Chua HC, Tait CP. Active sunscreen ingredients in Australia. Australas J Dermatol. 2017;58(4):e160-e170.
  6. Bernstein EF, Sarkas HW, Boland P, Bouche D. Beyond sun protection factor: An approach to environmental protection with novel mineral coatings in a vehicle containing a blend of skincare ingredients. J Cosmet Dermatol. 2020;19(2):407-415.
  7. American Academy of Pediatrics. ​Sun Safety and Protection Tips from the American Academy of Pediatrics.
  8. Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA). Información básica sobre los arrecifes de coral.
Prevención de daño

Deja un comentario

Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados