CANNABIS: ¿DEBERÍAS INCLUIRLO EN TUS COSMÉTICOS?

11 Feb , 2020

El Cannabis está de moda, hoy en día se encuentra hasta en la sopa y la cosmética no es la excepción. ;) Luego del boom en Uruguay por su legalización en 2013, ya comenzaron a aparecer cosméticos que lo incluyen entre sus ingredientes. Y la pregunta es: ¿sirve de algo en la piel?

La realidad es que, pese a indicios muy alentadores, la evidencia aún no es sólida a favor ni en contra: es un tema que sigue en estudio. Si bien algunos de los componentes del Cannabis han demostrado ser efectivos para tratar inflamación, piel grasa y acné, su perfil de bioseguridad y eficacia no está bien esclarecido por el momento como para recomendar su uso. Además, varios de los componentes del Cannabis no están siquiera bien descritos, por lo que el uso de productos naturales que lo contienen no deja de estar rodeado de incertidumbre.

En el post de hoy, todo para #skintellectualsTCL sobre Cannabis en cosmética y sus efectos, para volverte un consumidor más suspicaz. ;)

Primero, ¿qué es el Cannabis?

Lo que conocemos como Cannabis, cáñamo o marihuana se trata, técnicamente, de una planta herbácea que mide hasta 4 metros de altura llamada Cannabis sativa L, que pertenece a la familia Cannabacea. Consta de un tallo y de hojas que pueden tener de 3 a 9 foliolos, los que le dan su forma característica. Es una planta dioica, es decir, con plantas hembras y machos, y da un fruto llamado aquenio1.

Hoja de Cannabis - The Chemist Look

Su uso para fabricar productos textiles se remonta al año ¡4.000 a.C!, mientras que su uso medicinal al 2.700 a.C1. Si bien su uso medicinal está avalado en varias regiones, su uso recreacional está prohibido en prácticamente todo el mundo, por el riesgo que implica su consumo: Uruguay se convirtió en 2013 en el primer país en legalizarlo, seguido por Canadá en 20182

¿Qué composición química tiene el Cannabis?

Se describen alrededor de 500 compuestos, de los cuales algunos son compartidos con otras plantas y otros son exclusivos del Cannabis. A estos compuestos exclusivos de esta especie (que son alrededor de 120) se les llama cannabinoides, de los cuales los principales son el THC y el CBD3,4,5.

  • THC: Es el principal compuesto psicoactivo del Cannabis3.
  • CBD: Es el principal compuesto no psicoactivo del Cannabis6.

La composición de cada planta depende de factores genéticos, de condiciones durante su crecimiento (humedad, luz, temperatura, etc.) y de su sexo. Las plantas hembras, por ejemplo, contienen mayor cantidad de THC1,6

Sistema endocannabinoide

Los cannabinoides estimulan receptores en nuestro cuerpo llamados receptores cannabinoides, a raíz de que fueron descubiertos mientras se estudiaban los efectos del Cannabis en nuestro organismo. Posteriormente, se descubrió que los receptores cannabinoides no solo respondían al Cannabis, sino también a sustancias endógenas (propias del cuerpo), a las que se denominó endocannabinoides, que son producidas por neuronas y células de la inmunidad5. Así, a las sustancias que estimulaban a estos receptores y provenían de la planta de Cannabis se las apodó fitocannabinoides. Se diseñaron también sustancias sintéticas que pueden actuar sobre estos receptores, para uso medicinal (para tratar náuseas, vómitos, dolor, anorexia3). Es decir, los receptores cannabinoides se ven estimulados por endocannabinoides, fitocannabinoides y cannabinoides sintéticos4,7,8.

Sistema endocannabinoide - The Chemist Look

El sistema cannabinoide propio o sistema endocannabinoide aún está siendo estudiado (al punto que se considera que lo que se conoce es solo “la punta del iceberg”), pero está bien establecido que participa de varios procesos relacionados con la salud y la enfermedad. Se extiende a lo largo y ancho de todo el cuerpo y tiene funciones fundamentales para el organismo. Por ejemplo, está involucrado en procesos como la memoria, el desarrollo neuronal, la regulación del apetito, del estrés y de las emociones, la termogénesis, la percepción del dolor y la motricidad. Por otro lado, se encuentra alterado en enfermedades como epilepsia, esclerosis múltiple o Alzheimer3

¿Cómo interactúa el Cannabis con nuestro cuerpo?

Clásicamente, se describen dos tipos de receptores cannabinoides (aunque hay más): CB1 y CB24.

  • Los receptores CB1 se encuentran en mayores concentraciones en el cerebro3, donde modulan la liberación de neurotransmisores. También se encuentran a nivel de la piel, el sistema gastrointestinal y el sistema locomotor, entre otras localizaciones4
  • Los receptores CB2 se encuentran en mayores concentraciones en células vinculadas al sistema inmunológico3, y regulan procesos como la inflamación y el dolor.

Naturalmente, se unen a ellos los endocannabinoides, de los cuales los principales son el AEA y el 2-AG3. El Cannabis actúa sobre estos mismos receptores, ejerciendo sus diferentes efectos.

  • El THC activa a los receptores CB1 (sobre todo) y CB2, causando su efecto psicoactivo3.
  • El CBD tiene efecto analgésico y antiinflamatorio, si bien no se une con intensidad ni a los receptores CB1 ni a los CB2. Su mecanismo de acción recibe el nombre de “modulador alostérico negativo”, que quiere decir que bloquea sustancias que activan a dichos receptores, disminuyendo su actividad de forma indirecta. Además, estimula la liberación de endocannabinoides (AEA)4.

Vale aclarar que, si bien algunos cannabinoides han sido muy bien estudiados (THC, CBD), sobre la mayoría no se sabe tanto, por lo que no hay certezas cuando se trata de la composición o los efectos de Cannabis sativa L3.

Y los cannabinoides ¿pueden tener un efecto en la piel?

Sí. La piel cuenta con receptores CB1 y CB2 en varias de sus estructuras (queratinocitos, fibroblastos, melanocitos, glándulas sebáceas, etc.), los cuales interactúan con los endocannabinoides AEA y 2-AG4.  El sistema endocannabinoide a nivel de la piel juega un rol muy activo modulando procesos como la diferenciación celular, el crecimiento del pelo, las funciones de barrera, la respuesta inflamatoria, la sensación de picor y dolor, y la producción de sebo4,7.

Así, el sistema cannabinoide cutáneo se presenta como un blanco terapéutico alentador para tratar diferentes condiciones inflamatorias de la piel4,5. Esto vale especialmente para el CBD, que tiene un muy buen perfil de absorción transdérmico4.

  • Acné y piel grasa: El CBD como principio activo ayudaría a mejorar piel grasa y acné gracias a que reduce la producción de sebo y tiene acción antiinflamatoria. Sin embargo, otros cannabinoides como el CBG y el CBGV aumentan la producción de sebo4, por lo que hay que ser cuidadoso con productos que contengan Cannabis (y no exclusivamente CBD).
  • Dermatitis: Se ha demostrado in vitro (en el laboratorio) que el CBD actúa como un potente antiinflamatorio, inhibiendo la producción de citoquinas pro-inflamatorias (IL 6, IL 8, IL 17, IFN-γ y TNF-α). Sin embargo, modelos en animales han arrojado resultados conflictivos al respecto, por lo que es un tema no concluyente que continúa en estudio4.
  • Picor: Cremas con cannabinoides han demostrado resultados exitosos reduciendo la picazón en pieles secas y con distintas condiciones médicas que causan prurito7,9
  • Psoriasis: Tanto el CBD como el THC podrían ser beneficiosos en pieles con psoriasis, gracias a que inhiben la hiperproliferación de queratinocitos y tienen efecto antiinflamatorio4
  • Efecto antitumoral: Los cannabinoides (y especialmente el CBD) podrían proteger contra algunos tipos de cáncer, por su acción antiinflamatoria y antiproliferativa4. Sin embargo, hay resultados conflictivos al respecto: se ha demostrado que la activación de los receptores CB1 puede  ser protumoral5, favoreciendo -por ejemplo- la aparición de Sarcoma de Kaposi10.
  • Esclerodermia y dermatomiositis: Algunos cannabinoides sintéticos están siendo estudiados y han demostrado resultados positivos mejorando los síntomas de esclerodermia y dermatomiositis, condiciones que tienen a la inflamación y a la fibrosis en la base de su patogénesis4. Vale aclarar que los cannabinoides sintéticos que están siendo testeados para tratar estas condiciones son vía oral (en comprimidos) y no tópicos.

Limitaciones del uso de cannabinoides en la piel

Luego de revisada la bibliografía disponible hasta el momento, lo que concluimos es que, si bien los fitocannabinoides podrían tener un futuro prometedor para tratar condiciones de la piel, su uso aún encierra algunos problemas:

  • La mayoría de los cannabinoides no cuentan con aval de la FDA para uso medicinal. De los tres aprobados, dos son THC sintéticos para el tratamiento de náuseas causadas por quimioterapia y de anorexia, y uno es un CBD natural para el tratamiento de algunos tipos de epilepsia5.
  • Dada la prohibición del resto de los cannabinoides, la evidencia a favor o en contra de su uso medicinal no abunda5. Por lo tanto, aún es un tema en estudio y no hay conclusiones sólidas por el momento respaldadas 100 % por la ciencia. Esto no quiere decir nada a favor ni en contra de los cannabinoides, más allá de que es un tema que precisa aún más tiempo y estudio.
  • De los 500 compuestos aprox. que tiene la planta Cannabis sativa L, no todos están bien esclarecidos ni estudiados3. Por lo tanto, hay que tener especial precaución con los productos naturales que contienen extractos de la planta. En esos casos, uno no puede estar seguro de lo que está aplicando en la piel. En este sentido, los cannabinoides sintéticos permiten un mayor control sobre la composición exacta (THC, CBD, etc.), la dosis y el receptor que se busca modular5.
  • Se ha demostrado que los cannabinoides pueden tener efectos opuestos dependiendo de la dosis a la que se administren5. Esto arroja aún más incertidumbre respecto a su uso.

En conclusión, el tema del Cannabis en cosmética aún está en pañales, aunque tiene un futuro prometedor. Sin embargo, falta tiempo y estudio para poder esclarecer exactamente su perfil de seguridad y de eficacia, por lo que su uso en temas dermatológicos no estaría del todo respaldado por la ciencia por el momento. 

¡Esperamos que haya sido útil y quedamos a disposición por cualquier duda!

The Chemist Look Team

REFERENCIAS

1. Ángeles López GE, Brindis F, Cristians Niizawa S, Ventura Martínez R. Cannabis sative L., una planta singular. Rev Mex Cienc Farm,45(4);2014.

2. BBC News. Uruguay: The world’s marijuana pioneer. Disponible en: https://www.bbc.com/news/business-47785648

3. Aizpurua-Olaizola, O., Elezgarai, I., Rico-Barrio, I., Zarandona, I., Etxebarria, N., Usobiaga, A. (2017) Targeting the endocannabinoid system: future therapeutic strategies. Drug Discovery Today, 22(1), pp 105-11.

4. Scheau C, Badarau IA, Mihai LG, Scheau AE, Costache DO et al. Cannabinoids in the Pathophysiology of Skin Inflammation. Molecules. 2020 Feb 4;25(3).

5. Milando R, Friedman A. Cannabinoids: Potential Role in Inflammatory and Neoplastic Skin Diseases. Am J Clin Dermatol. 2019 Apr;20(2):167-180.

6. ElSohly MA, Radwan MM, Gul W, Chandra S, Galal A. Phytochemistry of Cannabis sativa L. Prog Chem Org Nat Prod. 2017;103:1-36.

7. Bíró T, Tóth B I, Haskó G, Paus R, Pacher P. (2009). The endocannabinoid system of the skin in health and disease: novel perspectives and therapeutic opportunities. Trends in pharmacological sciences, 30(8), pp. 411–420.

8. Sheriff T, Lin MJ, Dubin D, Khorasani H. The potential role of cannabinoids in dermatology. J Dermatolog Treat. 2019 Oct 10:1-7.

9. Mounessa JS, Siegel JA, Dunnick CA, Dellavalle RP. The role of cannabinoids in dermatology. J Am Acad Dermatol. 2017 Jul;77(1):188-190.

10. Zhang X, Wang JF, Kunos G, Groopman JE. Cannabinoid modulation of Kaposi’s sarcoma-associated herpesvirus infection and transformation. Cancer Res. 2007, 67, 7230–7237.

Comentarios