matraz-hojas-cosmeticos-naturales-sinteticos

La cosmética natural es tendencia y no nos sorprende: la naturaleza es fuente inagotable de cosas extraordinarias. 

 En TCL exploramos qué hay detrás del claim “natural” y buscamos responder en este post las siguientes preguntas:

  • ¿Qué significa que un cosmético sea “natural”?
  • ¿Los ingredientes solo pueden ser considerados “naturales” o “sintéticos”? ¿O existe otro tipo de ingredientes?
  • Los ingredientes naturales: ¿Son más sustentables? ¿Son mejor tolerados por la piel? 
  • Los cosméticos naturales: ¿Se contaminan menos?

¡Empecemos!

¿Qué significa que un cosmético sea “natural”?

Al leer “natural” en el envase de un producto se tiende a pensar que éste es 100 % natural. Sin embargo, esto no necesariamente es así: algunas marcas utilizan el claim “Natural” en productos que fueron formulados con una minoría de ingredientes naturales. ¿Por qué ocurre esto? Porque el término “natural”  no se encuentra regulado1,2, es decir, las autoridades sanitarias (ejemplo, ANMAT) no le exigen a las marcas que un producto que dice ser “natural” cumpla con requisitos específicos: las marcas pueden utilizar distintos criterios para considerar a sus productos como naturales. Por otro lado, tampoco existe uniformidad de criterios para definir cuándo un ingrediente es o no natural.

A raíz de esto, e intentando traer claridad sobre el tema, la Organización Internacional de la Normalización (ISO, por sus siglas en inglés: International Organization for Standardization) desarrolló la Norma ISO 16128 que busca establecer un criterio internacional unificado para definir cuándo un ingrediente puede ser considerado “natural”. Sin embargo, las marcas no necesariamente tienen que adherir a esta norma dado que no es de carácter obligatorio (es simplemente orientativa).

Según esta ISO:

“Los ingredientes naturales son aquellos que se obtienen exclusivamente a partir de:

  • Plantas, incluyendo hongos y algas.
  • Animales.
  • Microorganismos.
  • Minerales. 
  • Los ingredientes obtenidos a partir de combustibles fósiles como petróleo, gas natural o carbón, no son considerados naturales.”


    Sin embargo, los ingredientes que derivan de esos orígenes, ¿se utilizan tal cual como fueron obtenidos? ¿O son transformados para poder ser incluidos en un producto cosmético? Y si fueron modificados, ¿siguen siendo “naturales”? Para responder a estas preguntas, pensemos en la siguiente analogía:

    Para elaborar una ensalada de frutas necesitamos jugo de naranja como ingrediente. Ese jugo puede ser directamente un exprimido de naranjas; o bien, puede ser un jugo de naranja comercial que se haya elaborado a partir de un exprimido y haya incorporado otros aditivos (saborizantes, edulcorantes, etc.). Este jugo comercial, ¿sigue considerándose “natural”? ¿O se le han realizado tantas modificaciones en su proceso de elaboración que hicieron que perdiera su condición de “natural” y pasase a ser más bien “artificial”?


    Muchos de los ingredientes de origen natural deben ser modificados para finalmente poder incluirse en una fórmula cosmética, es decir, no se utilizan tal cual están en la naturaleza. Entonces, ¿cómo sabemos si dichos ingredientes pueden seguir considerándose “naturales”? En cuanto a esto, la ISO 16128 especifica lo siguiente: 

    “Se considera a un ingrediente como "Ingrediente derivado natural" cuando más del 50 % de su peso es natural”.

    ¿Qué quiere decir esto? Retomando la analogía: si más de la mitad del peso del jugo comercial es exprimido puro, éste podrá considerarse “ingrediente derivado natural”; pero si más de la mitad del peso del jugo comercial está compuesto por saborizantes, edulcorantes, etc., éste ya no podrá seguir siendo considerado “natural”. Esta relación de pesos o índice es lo que la ISO 16128 define como “Índice Natural” y es una forma de estandarizar hasta cuándo podemos seguir considerando a un ingrediente (que es de origen natural pero que fue modificado) como natural3.

    Ahora bien, si el término natural no está regulado y la ISO 16128 no es obligatoria, cuando un producto dice ser “natural”, ¿cómo sabemos qué significa? Para ello, existen las certificaciones.
    Una certificación es un procedimiento destinado a que un organismo independiente y autorizado, valide o dictamine si un producto cumple con determinados estándares4. Existen múltiples organismos que certifican que un cosmético es natural utilizando para ello distintos criterios (algunos consideran como “natural” una cosa y otros otra). Si como consumidor sos una persona que busca cosméticos naturales, te recomendamos que busques aquellos que están certificados para que puedas entender qué significa esto.

    organismos-certificadores

    ¿Los ingredientes solo pueden ser considerados “naturales” o “sintéticos”? ¿O existe otro tipo de ingredientes?

    Ya definimos a los ingredientes naturales y sabemos que existen ingredientes sintéticos. Pero, ¿qué son? ¿Existen ingredientes que no son ni ni una cosa ni la otra?

    Los ingredientes sintéticos se obtienen a través de procedimientos industriales, mediante la reacción química de una o más sustancias que originarán un nuevo compuesto5. Un ejemplo de ingrediente sintético que utilizamos en TCL: Acetil Hexapéptido-1 del Booster MUNAP-18.

    Existen otro tipo de ingredientes, los biosintéticos, que son creados mediante biotecnología a partir de sistemas biológicos como microorganismos1. Un ejemplo de ingrediente biosintético que utilizamos en TCL: Postbiótico seborregulador del Tónico Exfoliante SA.

    Los ingredientes naturales: ¿Son más sustentables? ¿Son mejor tolerados por la piel?

    “Natural” no es sinónimo de “sustentable”

    Con solo conocer el origen de un ingrediente, no podemos saber cuán sustentable fue su proceso de obtención. Los ingredientes naturales no necesariamente son más sustentables que los sintéticos o biosintéticos. Por ejemplo, la extracción de compuestos naturales provenientes de plantas puede ser perjudicial para el medio ambiente porque puede implicar un elevado consumo de energía, de agua o de solventes6, o bien ser devastadora para la vida silvestre (como es el caso del aceite de palma cuya obtención muchas veces implica deforestaciones y pérdida de biodiversidad)7.

    natural-sustentable

    El origen de un ingrediente no nos dice nada respecto a su biocompatibilidad o seguridad con la piel

    Más allá de cuál sea el origen de los ingredientes, es importante que éstos sean biocompatibles con la piel, es decir, que no sean percibidos como extraños y, por lo tanto, no generen irritación, alergia o reacciones adversas. 

    Los ingredientes naturales no necesariamente son mejor tolerados por la piel versus otro tipo de ingredientes. Algunos ejemplos de ingredientes que demuestran esto:

    • Natural y biocompatible: escualano derivado del aceite de oliva.
    • Sintético y biocompatible: alcoholes grasos, como el alcohol cetearílico.
    • Natural y no biocompatible: aceites esenciales con potencial alergénico, como por ejemplo, el de lavanda y el de eucalipto1,8.
    • Sintético y no biocompatible: algunas fragancias sintéticas irritantes para la piel, como por ejemplo citral, linalool, geraniol, limonene, eugenol, entre otras1,8.
    cosmeticos-naturales-biocompatibles

    “Los cosméticos naturales se contaminan menos”: MITO

    Nos hemos encontrado reiteradas veces con la creencia de que los cosméticos naturales se contaminan menos que los cosméticos sintéticos y que, por ello, no necesitan conservantes. Sin embargo, esto no es así. Todos los cosméticos que tengan agua en su composición son susceptibles a contaminaciones, sean naturales o no. Por eso, éstos deben incorporar en su formulación algún conservante (ingrediente que evita el crecimiento microbiano en un producto)9. Si el cosmético es natural, el conservante que incorporen debe ser natural (ejemplo, ácido salicílico y ácido benzoico10,11,12).

    Nuestra postura

    En TCL no encontramos valor en la discusión “Natural vs. Sintético” porque, como mencionamos anteriormente:

    • El origen de un ingrediente no nos dice nada respecto de su biocompatibilidad o seguridad en la piel.
    • “Natural” no es sinónimo de “sustentable”.
    • Esta brecha deja afuera a los ingredientes generados mediante biotecnología (ejemplo, ingredientes biosintéticos).

    No nos alcanza con conocer el origen de un ingrediente para decidir si lo incorporamos o no a nuestros productos. Nuestras fórmulas son creadas siguiendo el valor de formulación consciente, sobre el cual podés leer más información aquí.

    De todos modos, si sentís que la cosmética natural es lo tuyo, te recomendamos que elijas aquellos cosméticos naturales que:

    • Estén aprobados por la autoridad sanitaria de tu país (estos habrán comprobado ser seguros y estables, y habrán sido elaborados por un laboratorio habilitado, con profesionales competentes y estándares de calidad adecuados).
    • Tengan una etiqueta con toda la información necesaria (lista de ingredientes, modo de uso, precauciones y advertencias, número de lote, fecha de vencimiento, datos legales de la empresa elaboradora).
    • Estén certificados (de este modo, podrás entender qué significa/implica que dicho cosmético sea “natural”).

    No estamos ni a favor ni en contra de la cosmética natural y, de hecho, ante la pregunta de si somos una marca natural o sintética, decimos: ni una cosa ni la otra ¡y ambas a la vez! No nos encasillamos y tomamos lo mejor de todos los mundos posibles.

    biocompatibilidad-sustentable

    Esperamos que este posteo les haya resultado útil. Cualquier consulta, ¡estamos a disposición!

    The Chemist Look Team

     

    1. Goyal, Nishu, and Frankline Jerold. “Biocosmetics: Technological Advances and Future Outlook.” Environmental Science and Pollution Research, 25 Nov. 2021.
    2. “FDA - Small Businesses & Homemade Cosmetics: Fact Sheet.” FDA, 4 Feb. 2020.
    3. ISO 16128-1 Guidelines on Technical Definitions and Criteria for Natural & Organic Cosmetic Ingredients and Products. 17 Feb. 2014.
    4. International Organization for Standardization. “Certification.” ISO, 2015.
    5. Nikitakis, Joanne, et al. International Cosmetic Ingredient Dictionary and Handbook. Washington, D.C., Personal Care Products Council, 2015.
    6. Chemat, Farid, et al. “Green Extraction of Natural Products. Origins, Current Status, and Future Challenges.” TrAC Trends in Analytical Chemistry, vol. 118, Sept. 2019, pp. 248–263.
    7. Hansen, Sune Balle, et al. “Trends in Global Palm Oil Sustainability Research.” Journal of Cleaner Production, vol. 100, Aug. 2015, pp. 140–149.
    8. Opinion on Fragrance allergens in cosmetic products. Scientific Committee on Consumer Safety. June, 2012.
    9. Halla, Noureddine, et al. “Cosmetics Preservation: A Review on Present Strategies.” Molecules, vol. 23, no. 7, 28 June 2018, p. 1571.
    10. “Cosmética Natural Y Ecológica - Regulación Y Clasificación.” Ámbito Farmacéutico - Cosmética, 9 Oct. 2008, p. Vol 27 Nro 9.
    11. Draelos, Zoe Diana, and Lauren A. Thaman. Cosmetic Formulation of Skin Care Products. Cosmetic Science and Technology Series - Volume 30.
    12. Halla, Noureddine, et al. “Cosmetics Preservation: A Review on Present Strategies.” Molecules, vol. 23, no. 7, 28 June 2018, p. 1571.
    Claims / nuestro enfoqueTcl investiga

    1 comentario

    Noelia Bosca

    Excelente información, muchas gracias!!!

    Deja un comentario

    Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados