MEDITACIÓN: ¿INFLUYE EN LA PIEL?

08 Aug , 2019

Si bien el origen de la meditación se remonta a la cultura oriental, cada vez se le está dando más lugar en el mundo occidental e incluso en la Medicina tradicional. Uno de los principales difusores de la meditación en occidente (y a quien se le debe en parte que esta práctica esté cada vez más extendida) es Jon Kabat-Zinn, médico y fundador del Center for Mindfulness de la Universidad de Massachusetts. Con la intención de ayudar a pacientes crónicos que no respondían a tratamientos convencionales, creó un programa de 8 semanas de meditación (Mindfulness-Based Stress Reduction)1,2 que hoy se practica alrededor del mundo y que ha demostrado reducir el stress, la depresión, el burnout y la ansiedad3, y mejorar el dolor crónico4

Dada la conocida relación entre stress y piel, en The Chemist Look estábamos convencidos de que meditar debía mejorar directamente la salud y la apariencia de la piel. Por eso, quisimos investigar sobre el tema, pensando a priori que no habría mucha información científica al respecto. Sin embargo, nos llevamos una sorpresa. ;) ¡Son muchos los papers que estudian los efectos de la meditación sobre la piel y que confirman sus beneficios! La evidencia es clara: muchas afecciones cutáneas tienen una causa emocional5 y pueden beneficiarse de la meditación no solo para mejorar los síntomas, sino también para mejorar las emociones que a veces desencadena una condición de la piel (stress, ansiedad, etc.)6

En el post de hoy, todo para #SkintellectualsTCL sobre la meditación, cómo funciona y qué beneficios tiene para la piel. 

¿Qué es la meditación y cómo funciona a nivel cerebral?

Es una práctica que busca cambiar el foco de atención y lograr entrar en un estado natural de trance7 (es decir, alcanzar ondas cerebrales de baja frecuencia).

Dependiendo de nuestro estado de relajación o de alerta, la frecuencia de nuestras ondas cerebrales varía. Así, se describen varios tipos7:

  • Ondas gamma: 18-38 Hz. Aparecen con el miedo y la ansiedad.
  • Ondas beta: 12-18 Hz. Aparecen cuando estamos en alerta.
  • Ondas alpha: 8-12 Hz. Aparecen cuando estamos relajados, durante algunos tipos de meditación o en hipnosis.  
  • Ondas theta: 4-8 Hz. Aparecen durante el sueño REM, durante algunos tipos de meditación o en hipnosis. 
  • Ondas delta: 0,5-4 Hz. Aparecen en sueño profundo (no REM). 

El trance se alcanza cuando nuestras ondas cerebrales descienden a alpha o theta en estado de vigilia. Este estado se puede lograr naturalmente cuando estamos relajados, mirando una película, leyendo un libro o inmersos en un pensamiento7. Es promovido por una activación del sistema nervioso parasimpático, y activa procesos de reparación y curación8. Un dato interesante es que se pueden alcanzar ondas alpha o theta también mediante ejercicio físico intenso, luego de bailar enérgicamente o a causa de emociones fuertes7.

Además, la meditación permite alcanzar el estado de trance de forma intencional. Existen varios tipos, que pueden agruparse en 6 categorías9

  • Meditación con atención focalizada: Cultiva la concentración y la atención en un solo objeto, facilitando la percepción de sensaciones internas y aumentando la capacidad de focalizar en cada experiencia. Ejemplos de este tipo de meditación son la Zazen (o Zen) y la centrada en la respiración9
  • Meditación con atención abierta: Practica la atención plena sin un foco único que guíe la meditación. Un ejemplo es la meditación de tipo Vipassana9, que es la más similar a la de tipo Mindfulness practicada en el mundo occidental10.   
  • Meditación con mantras: Se basa en la repetición de un mantra, ya sea verbal o mentalmente, como guía para la meditación9
  • Meditación trascendental: Comienza con la repetición de un mantra pero busca alcanzar un estado en el que la mente se aquieta y aumenta la conciencia de la presencia de uno mismo9.     
  • Meditación no dual: Busca disolver la sensación de separación entre quien medita y su entorno, promoviendo una noción de unidad9.
  • Meditación del amor bondadoso y de la compasión (loving kindness meditation o LKM): Busca cultivar nuestro deseo innato de bienestar del otro, volviendo más compasivos nuestros pensamientos y sentimientos9

Este tipo de prácticas están ganando terreno cada vez más en la Medicina tradicional, gracias a que entre sus beneficios se encuentran una mejor tolerancia al dolor crónico3 y una reducción del stress, el burnout, la ansiedad y la depresión2

¿Cómo se vinculan el sistema nervioso y la piel?

El sistema nervioso y la piel se desarrollan muy próximos en el embrión: se crean a partir de una capa en común, llamada ectodermo. Luego del nacimiento, permanecen conectados durante toda la vida y en comunicación constante mediante mecanismos psico-neuro-inmuno-endocrinológicos6,8.

Algunos datos interesantes:

  • El stress psicológico y emocional debilita la barrera de la piel, la vuelve más sensible al daño y enlentece la cicatrización. Además, es causa de envejecimiento prematuro y potencia la aparición de condiciones inflamatorias como psoriasis, dermatitis atópica y acné8,11,12,13,14,15,16. Esto puede causar un círculo vicioso, dado que este tipo de condiciones en la piel aumentan el riesgo de sufrir stress, depresión y ansiedad17. Es decir, la piel repercute en lo emocional y lo emocional en la piel8.
  • En cuanto a la dermatitis atópica, un estudio demostró en 2013 que su severidad se correlaciona con los niveles de cortisol (la hormona del stress): a mayor cortisol, mayor severidad de la dermatitis18.
  • Respecto a la psoriasis, un estudio evidenció que cuando se denerva un sector afectado (se remueve el nervio que lo estimula), los síntomas mejoran8.

Meditación: ¿puede beneficiar a la piel?

Sí, definitivamente. Lo que dice la ciencia:

  • Las ondas alpha o theta alcanzadas con la meditación promueven la reparación y la curación6, y sus beneficios pueden aplicarse en Dermatología18.
  • Ya en 1998 un estudio demostró en pacientes con psoriasis que la evolución fue mejor en un grupo que recibió fototerapia más meditación, comparado con un grupo que recibió solo fototerapia19.
  • Un médico dermatólogo y psiquiatra creó un índice llamado Griesemer Index que describe en qué medida las afecciones de la piel son desencadenadas por una causa emocional. Según este índice, la rosácea lo es en un 94 % de los casos, la dermatitis atópica en un 70 % y el acné en un 55 % de los casos. Cuanto mayor es el porcentaje en el que inciden las causas emocionales, mayor es la chance de éxito de las técnicas de relajación6.
  • Se describe mucho el círculo vicioso entre mente y piel: cómo el stress potencia algunas condiciones de la piel (psoriasis, dermatitis, acné) y cómo estas condiciones potencian la aparición de stress, depresión y ansiedad. Por eso, la meditación y las técnicas de relajación se presentan como una opción terapéutica muy favorable por mejorar ambos componentes a la vez5.
  • No solo la meditación cuenta con evidencia científica de respaldo. Otras técnicas que ayudan a controlar el stress también han demostrado beneficiar a algunas condiciones de la piel, como el biofeedback, la terapia cognitivo-conductual y la hipnosis5

Algunos tips prácticos:

  • ¡Meditá! Sobra la evidencia a favor de este hábito que puede mejorar tantos aspectos de nuestra salud. Están demostrados los beneficios con una frecuencia incluso de ¡una vez a la semana!20 Podés apoyarte en apps para llevar contigo en el celular. En la oficina las más usadas son Calm, Headspace y Stop, Breathe & Think. ;)
  • Para los momentos en que el stress es inevitable, asegurate de elegir algún cosmético que contenga un activo anti-stress. Así, tu piel estará cubierta. En The Chemist Look contamos con dos productos que comparten un activo que disminuye los niveles locales de cortisol (la hormona del stress), protegiendo a la piel de sus efectos deletéreos. Es un ingrediente que ganó el primer premio en la Feria de Innovación Cosmética de 2016 por proponer modular el eje neuroendócrino de la piel, lo que implica un cambio de paradigma en cosmética. Marcó el inicio de una nueva etapa en el desarrollo biotecnológico para la piel. Conocé nuestros productos que lo contienen: la hidratante para la mañana ULTRA-B 4.0 (*por el momento solo disponible en Uruguay) y el Booster VIT-C/FE anti-stress.

¡Esperamos que haya sido útil! Publicamos este post y nos vamos a hacer una meditación de Calm. ;) Cualquier consulta, ¡estamos a disposición!

The Chemist Look Team

 

  1. Umass Medical School. Center for Mindfulness in Medicine, Health Care, and Society. Jon Kabat-Zinn. Disponible en: https://www.umassmed.edu/cfm/about-us/people/2-meet-our-faculty/kabat-zinn-profile/
  2. Brandmeyer T, Delorme A, Wahbeh H. The neuroscience of meditation: classification, phenomenology, correlates, and mechanisms. Prog Brain Res. 2019;244:1-29.
  3. Ghawadra SF, Abdullah KL, Choo WY, Phang CK. Mindfulness-based stress reduction for psychological distress among nurses: A systematic review. J Clin Nurs. 2019 Jul 3.
  4. Kabat-Zinn J, Lipworth L, Burney R. The clinical use of mindfulness meditation for the self-regulation of chronic pain. J Behav Med. 1985 Jun;8(2):163-90.
  5. Griesemer RD. Emotionally triggered disease in a dermatological practice. Psychiatr Ann. 1978;8:49–56.
  6. Shenefelt PD. Psychological interventions in the management of common skin conditions. Psychol Res Behav Manag. 2010;3:51-63.
  7. Shenefelt PD. Use of Hypnosis, Meditation, and Biofeedback in Dermatology. Clin Dermatol. 2017 May - Jun;35(3):285-291.
  8. Shenefelt PD. Mindfulness-Based Cognitive Hypnotherapy and Skin Disorders. American Journal of Clinical Hypnosis. 2018;61(1):34-44.
  9. Brandmeyer T, Delorme A, Wahbeh H. The neuroscience of meditation: classification, phenomenology, correlates, and mechanisms. Prog Brain Res. 2019;244:1-29.
  10. L. Kirmayer. Mindfulness in cultural context. Transcult Psychiatry. 2015 Aug;52(4):447-69.
  11. Garg A, Chren MM, Sands LP, Matsui MS, Marenus KD, Feingold KR, Elias PM. Psychological stress perturbs epidermal permeability barrier homeostasis: implications for the pathogenesis of stress-associated skin disorders. Arch. Dermatol. 2001 Jan;137(1):53-9.
  12. Alexopoulos A, Chrousos GP. Stress-related skin disorders. Rev Endocr Metab Disord. 2016 Sep;17(3):295-304.
  13. Muizzuddin N, Matsui MS, Marenus KD, Maes DH. Impact of stress of marital dissolution on skin barrier recovery: tape stripping and measurement of trans-epidermal water loss (TEWL). Skin Res. Technol. 2003;9 (1):34–38
  14. Altemus M, Rao B, Dhabhar FS, Ding W, Granstein RD. Stress-induced changes in skin barrier function in healthy women. J. Invest. Dermatol. 2001;117(2):309–317.
  15. Kiecolt-Glaser JK, Marucha PT, Malarkey WB, Mercado AM, Glaser R. Slowing of wound healing by psychological stress. Lancet. 1995; 346(8984):1194-6.
  16. Chen Y, Lyga J. Brain-Skin Connection : Stress, Inflammation and Skin Aging. 2014;177–90.
  17. Qureshi A, Awosika O, Baruffi F, Rengifo-Pardo M, Ehrlich A. Psychological Therapies in Management of Psoriatic Skin Disease: A Systematic Review. Am J Clin Dermatol. 2019 Apr 2.
  18. Megumi M, Masaki Y, Chieko U, Teruhiko M, Tadamichi S. Stress Evaluation in Adult Patients with Atopic Dermatitis Using Salivary Cortisol. Biomed Res Int. 2013; 2013:138027.
  19. Kabat-Zinn J, Wheeler E, Light T, Skillings A, Scharf MJ, Cropley TG, Hosmer D, Bernhard JD. Influence of a mindfulness meditation-based stress reduction intervention on rates of skinclearing in patients with moderate to severe psoriasis undergoing phototherapy (UVB) and photochemotherapy (PUVA). Psychosom Med. 1998 Sep-Oct;60(5):625-32.
  20. Erogul M, Singer G, McIntyre T, Stefanov DG. Abridged mindfulness intervention to support wellness in first-year medical students. Teach Learn Med. 2014;26(4):350-6.

Comentarios