FRAGANCIA EN COSMÉTICA: POR QUÉ EVITARLA

19 Mar , 2019

En TCL siempre insistimos en evitar la fragancia y la excluimos de nuestras fórmulas. Si bien mejora la experiencia sensorial con el producto, no le aporta valor real y tiene el alto costo de un elevado potencial de irritación.

Puede causar fotosensibilidad, dermatitis, eccemas y urticaria en un porcentaje alto de pieles. Además, puede ocasionar inflamación subclínica, es decir, puede estar dañando tu piel aunque no lo notes. No se conocen concentraciones seguras que estén exentas de estos riesgos, y esto vale tanto para fragancias sintéticas como naturales. Por eso, evitarlas a ambas es una medida sencilla para prevenir daño.

Sin embargo, analizar las fórmulas puede no ser tarea fácil: la fragancia no siempre aparece como fragancia, fragrance, parfum, perfume o aroma en la lista de ingredientes. A veces, adopta nombres más inocentes (sobre todo en productos que dicen ser naturales o para pieles sensibles).

Por eso, en el post de hoy, leé todo sobre por qué evitar fragancias y cómo identificarlas para volverte un consumidor más #SkintellectualTCL. ;)

¿Por qué es tan frecuente la fragancia?

Una mejor experiencia sensorial con un producto lleva a aumentar sus ventas. Dado que los beneficios de los activos suelen notarse a largo plazo, muchas veces es el olor o el packaging del producto lo que termina pesando a la hora de elegirlo.

Sin embargo, en TCL creemos que eso no justifica incluir ingredientes irritantes en las fórmulas y, afortunadamente, cada vez son más las marcas que se están adhiriendo a la causa fragrance-free. Porque un producto no es solo lo que contiene, sino también lo que no. ;)

Fragancias naturales y sintéticas

Está en el imaginario colectivo que todo lo natural es bueno, y eso no es así. Es importante saber que no es solución en cosmética cambiar la fragancia sintética por una natural (como se ve frecuentemente): ambas tienen un alto potencial de irritación1.

¿Cómo identifico la fragancia en la fórmula?

Algunas veces aparece en el INCI (la lista de ingredientes) como fragancia, fragrance, parfum, perfume o aroma, simplificándonos el trabajo. Pero, muchas otras veces, aparece el nombre propio del compuesto (ya sea sintético o natural). En estos casos, es más difícil de identificar.

Afortunadamente, el SCCS (Scientific Committee on Consumer Safety de la Unión Europea) elaboró una lista que incluye a las fragancias clasificadas como alergénicas para la piel. Por si quieren buscarlas en sus productos, son:

ACETYLCEDRENE, AMYL CINNAMAL, AMYL CINNAMYL ALCOHOL, AMYL SALICYLATE, TRANS-ANETHOLE, ANISYL ALCOHOL, BENZALDEHYDE, BENZYL ALCOHOL, BENZYL BENZOATE, BENZYL CINNAMATE, BENZYL SALICYLATE, BUTYLPHENYL METHYLPROPIONAL (LILIAL), CAMPHOR, BETA-CARYOPHYLLENE, CARVONE, CINNAMAL, CINNAMYL ALCOHOL, CITRAL, CITRONELLOL, COUMARIN, (DAMASCENONE) ROSE KETONE-4, DAMASCONE, DIMETHYLBENZYL CARBINYL ACETATE (DMBCA), EUGENOL, FARNESOL, GERANIOL, HEXADECANOLACTONE, HEXAMETHYLINDANOPYRAN, HEXYL CINNAMAL, HYDROXYISOHEXYL 3-CYCLOHEXENE CARBOXALDEHYDE (HIIC), HYDROXYCITRONELLAL, ISOEUGENOL, ALPHA-ISOMETHYL IONONE, LIMONENE, LINALOOL, LINALYL ACETATE, MENTHOL, 6-METHYL COUMARIN, METHYL 2-OCTYNOATE, METHYL SALICYLATE, 3-METHYL-5-(2,2,3-TRIMETHYL-3-CYCLOPENTENYL)PENT-4-EN-2-OL, PINENE, PROPYLIDENE PHTHALIDE, SALICYLALDEHYDE, SANTALOL, SCLAREOL, TERPINEOL, TERPINOLENE, TETRAMETHYL ACETYLOCTAHYDRONAPHTHALENES, TRIMETHYL-BENZENEPROPANOL (MAJANTOL), VANILLIN1.

Esta lista incluye a las fragancias con más evidencia en contra, pero hay muchas otras señaladas como posibles irritantes1.

A concentraciones bajas, ¿la fragancia puede ser segura?

El SCCS intentó establecer una dosis segura de fragancia en las fórmulas, pero esto no fue posible. Sin embargo, con la evidencia disponible hasta el momento, se presume que una concentración menor a 0,01% sería bien tolerada por la mayoría de pieles1. El problema: prácticamente ningún cosmético con fragancia detalla su concentración.

Aceites esenciales

Los aceites esenciales requieren una mención especial en este post. Y esto es porque suelen ser el ingrediente de elección para aportar fragancia en los cosméticos naturales. ¿Y a quién no le gusta el aroma a lavanda o a clavo de olor?

El problema es que tienen una composición  compleja, que incluye a varias de las fragancias listadas más arriba. Por ejemplo, el Aceite de Lavanda tiene un alto contenido de Linalool y el Aceite de Eucalyptus de Limonene1. Es por esto que, a la hora de analizar las fórmulas, es importante chequear que no incluyan fragancias, ni a los aceites esenciales que las contienen.

Afortunadamente, el SCCS también elaboró una lista de aceites esenciales alergénicos a evitar:

  • Aceite de Ylang-ylang o Cananga Odorata Oil
  • Aceite de Cedro o Cedrus Atlantica (Atlas Cedar) Bark Oil
  • Aceite de Canela o Cinnamomum Cassia Leaf Oil o Cinnamomum Zeylanicum Bark Oil
  • Aceite de Naranja Amarga o Citrus Aurantium Amara Flower/Peel Oil
  • Aceite de Naranja o Citrus Sinensis (Aurantium Dulcis) Peel Oil
  • Aceite de Bergamota o Citrus Bergamia Peel Oil
  • Aceite de Limón o Citrus Limonum Peel Oil
  • Aceite de Lemongrass o Cymbopogon Citratus/Schoenanthus Oil
  • Aceite de Eucalyptus o Eucalyptus spp. Leaf Oil
  • Aceite de Clavo o Eugenia Caryophyllus Leaf/Flower Oil
  • Tree moss Extract o Evernia Furfuracea Lichen Extract
  • Oak moss o Evernia Prunastri
  • Aceite de Jazmín o Jasminum Grandiflorum Flower Extract o Jasminum Officinale Flower Oil
  • Aceite de Cedro de Virginia o Juniperus Virginiana Wood Oil
  • Aceite de Laurel o Laurus Nobilis Oil
  • Aceite de Lavandín o Lavandula Hybrida Herb Oil
  • Aceite de Lavanda o Lavandula Officinalis Flower Oil
  • Aceite de Menta o Mentha Piperita Oil
  • Aceite de Hierbabuena o Mentha Spicata Herb Oil
  • Bálsamo de Perú o Myroxlon Pereirae Resin
  • Aceite de Narciso o Narcissus spp. Extract/Oil
  • Aceite de Geranio Bourbon o Pelargonium Graveolens Flower Oil
  • Aceite de Aguja de Pino Enano o Pinus Mugo/Pumila Oil/Extract
  • Aceite de Pachuli o Pogostemon Cablin Oil
  • Aceite de Rosa o Rose Flower Oil
  • Aceite de Sándalo o Santalum Album Oil
  • Aceite de Trementina (Aguarrás) o Turpentine Oil
  • Aceite de Verbena o Verbena absolute1

  • ¿De qué forma puede dañar la fragancia a la piel?

    Puede activar la respuesta inflamatoria. La inflamación es la respuesta del cuerpo frente a cualquier cosa que interpreta como agresión (en este caso, la fragancia). Su finalidad es que las células de la inmunidad (los linfocitos) lleguen de los vasos sanguíneos al sitio agredido. Esto se logra mediante dos etapas que causan que la piel se ponga roja, hinchada y caliente2,3:

    • Vasodilatación: Los vasos sanguíneos cercanos a la zona dañada se ensanchan para llevar más células de la inmunidad.
    • Extravasación: Las células que forman las paredes de los vasos sanguíneos se separan, dejando salir sangre (con células de la inmunidad) hacia los tejidos dañados.

    Esto es útil si realmente nos cortamos la piel o tenemos una infección. Sin embargo, es importante saber que deja como saldo daño en las células de la piel y promueve el envejecimiento prematuro4: costos demasiado altos a pagar si el “agresor” es una fragancia que se puede evitar.

    Respuesta inflamatoria: sus etapas

    El proceso tiene dos etapas con implicancias diferentes para la piel:

    • Inducción: Puede durar de 10 días a varias semanas. Implica el primer contacto con el alergeno (fragancia), y la producción por parte de las células de la piel de inmunidad en su contra1.
    • Activación: Es la etapa que se desencadena cuando un alergeno vuelve a ponerse en contacto con una piel que ya desarrolló inmunidad en su contra. Los efectos se ponen de manifiesto en un plazo de 1 o 2 días, ya que la piel solo tiene que “atacar” al activo, pero ya tiene los medios desarrollados para hacerlo1.

    Es por esto que, al probar un producto nuevo, podemos tolerarlo bien las primeras semanas, y que luego nos genere irritación (inducción). Pasada esa primera etapa, cualquier re-exposición al producto o al activo desencadenará síntomas rápidamente (activación). Dato #SkintellectualTCL: Esta “memoria” inmunológica es el mismo principio en el que se apoyan las vacunas.

    Haptenos

    No todas las moléculas causan reacciones inflamatorias por sí solas. Algunas son demasiado pequeñas para hacerlo, pero logran interactuar con proteínas de la piel y formar complejos que sí estimulan al sistema inmune. A estas moléculas se les llama haptenos, y varias fragancias lo son1:

  • Limonene
  • Linalool/Linalyl Acetate
  • Geranial/Geraniol/Geranyl Acetate
  • Alpha-Terpinene
  • Eugenol/Isoeugenol/Eugenyl Acetate/Isoeugenol Acetate/Isoeugenol Methyl Ether
  • Isoeugenol
  • Citronellol
  • Cinnamyl Alcohol/Cinnamal

  • Para los más curiosos, un dato: algunas de estas fragancias son prehaptenos o prohaptenos. Es decir, requieren de una activación previa para interactuar con una proteína de la piel y desencadenar la respuesta inmune1.

    • Los prehaptenos se convierten en haptenos luego de reacciones que no implican enzimas (como oxidación con el aire).
    • Los prohaptenos se convierten en haptenos mediante bioactivación, por parte de las enzimas de la piel. La sensibilidad a los prohaptenos, por lo tanto, tiene un componente individual que depende de la actividad de nuestras propias enzimas (que no es la misma en todos los individuos por variabilidades genéticas).

    Vale aclarar que algunas fragancias son las 3 cosas: hapteno, prehapteno y prohapteno; por ejemplo, el Geranial. Esto quiere decir que puede activar al sistema inmune por sí solo, pero se vuelve más virulento aún mediante la oxidación y la activación enzimática1.

    Mecanismos no inmuno-mediados

    Algunas fragancias pueden, además, causar irritación de forma no inmunomediada, en forma de urticaria de contacto. Este tipo de irritación se caracteriza por ronchas que causan picazón. Algunos ejemplos de estas son:

  • Cinnamal
  • Cinnamic Alcohol
  • Menthol
  • Vanillin
  • Benzaldehyde1

  • Marcas fragrance-free

    Por todo esto es que desde TCL sugerimos evitar la fragancia y optar siempre por los productos con el menor potencial de irritación posible. Al final, estamos invirtiendo en cosméticos para cuidar a la piel y no tiene sentido que incluyan ingredientes irritantes. Hicimos una búsqueda de marcas libres de fragancia y, además de The Chemist Look, encontramos a:

    Esperamos que haya sido útil y ¡estamos a disposición por cualquier consulta!

    The Chemist Look Team

    1. Scientific Committee on Consumer Safety. Opinion on Fragrance allergens in cosmetic products. June, 2012.
    2. I. S. Ale and H. I. Maibach, “Irritant contact dermatitis.,” Rev. Environ. Health, vol. 29, no. 3, pp. 195–206, 2014.
    3. S. Gibbs, “In vitro irritation models and immune reactions.,” Skin Pharmacol. Physiol., vol. 22, no. 2, pp. 103–113, 2009.
    4. CT DERM. Carl R. Thornfeldt MD. Disponible en: http://ctdermpc.com/about-us/our-staff/carl-r-thornfeldt-md.html

    Comentarios